Precio: Gratis

Tener una boca saludable y bella es muy sencillo, solo depende de dedicarle un poco de tiempo cada día y visitar a tu dentista cada 6 meses.
La dentición decídua, de leche, primaria o primera dentición, es tan importante como la dentición permanente o segunda dentición.
Cuidarla desde que nacemos es fundamental para prevenir caries precoces, en ello los padres o cuidadores debemos estar capacitados para prevenirlas. Para ello la limpieza bucal es fundamental. Después de amamantar al bebé, la madre debe limpiarle su boquita con una gasa húmeda, ello evitará el crecimiento bacteriano, micótico(hongos), muchas veces muy perjudicial para la salud del neonato, ya que dificulta gravemente la alimentación.
Orientar con el ejemplo al niño para que él mismo limpie su boca después de cada alimento es un buen hábito que repercutirá en el logro de una salud bucal excelente, tanto en la dentición de leche , como en la permanente.
La falta de educación en cuanto a  salud bucal, nos hace pensar que los dientes de leche no son importantes y por ello no le damos el cuidado necesario, las caries en los dientes de leche traen consigo problemas de espacio, ya que estos guardan sitio para los dientes permanentes, y sobre todo dificultan la correcta alimentación en el niño. Prevenir estos problemas es sencillo, si creamos el hábito del cepillado después de cada alimento, uso de la seda dental para limpiar los espacios entre diente y diente, y visitas regulares al dentista. Con ello se garantiza llegar a la adolescencia sin problemas de caries y malformaciones dentarias y esqueléticas, muy sencillas de solucionar en edades tempranas.




Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted